Coton de Tulear

Coton de Tulear

Coton de Tulear

El Coton de Tuléar es un perro extremadamente alegre, simpático y enérgico que se ganará el corazón de todos. Se apega mucho a sus cuidadores, le gusta ser el centro de atención y lo que es muy importante- suele gozar de muy buena salud. ¿Qué merece la pena saber sobre esta raza?

Coton de Tuléar

Información básica

  • Grupo IX de la FCI (perros de adorno y de compañía), sección 1.2 (Coton de Tuléar), estándar nº 283
  • Vida útil 14-16 años
  • Carácter Simpático, alegre, muy amable, enérgico, necesita mucha actividad, con ganas de aprender, muy apegado a la familia, necesita mucho contacto con los seres queridos, tolera mal la soledad, ladrador
  • Tamaño Peso corporal:
    • – perros: 4-6 kg
    • – perras: 3,5-5 kg
  • Altura a la cruz:
    • – perros: 26-28 cm (con una tolerancia de hasta 2 cm por encima y 1 cm por debajo)
    • – perras: 23-25 cm (con una tolerancia de hasta 2 cm por encima y 1 cm por debajo)
  • Pelo: largo, blanco, denso, suave y delicado como el algodón al tacto, normalmente liso, aunque puede ser ligeramente ondulado.
  • País de origen Madagascar

 Coton de Tuléar – un poco de historia

El Coton de Tuléar es originario de Madagascar, como su nombre indica: «coton» significa algodón, y «Tuléar» es el nombre del mayor puerto de la isla. Los perros de esta raza son originarios de la zona de las plantaciones de algodón que se encontraban junto al puerto. Se dice que entre sus ancestros se encuentran representantes de razas como el bichón, el papillon, el maltés y el bedlington terrier.

Se dice que el coton de Tuléar de Magadaskar llegó a Francia en barcos mercantes y conquistó rápidamente el corazón de los europeos. Lamentablemente, esto no sólo tuvo consecuencias positivas. El gran interés por la migración de la raza la hizo casi desaparecer en su tierra natal. Por ello, las autoridades malgaches prohibieron en un momento dado la exportación de sus representantes. Hoy en día, esta normativa se ha relajado, aunque sigue siendo necesario obtener un permiso para llevar un coton de Tuléar fuera de las fronteras de la isla.

En cuanto a la historia oficial de la raza, no es muy larga. Fue reconocida por la FCI, la Federación Canina Internacional, en 1971 (un año antes fue reconocida por el Kennel Club francés).

Apariencia

Son perros pequeños, con ojos oscuros, redondos y muy separados, con una expresión alegre. Sus orejas son triangulares, de implantación alta y colgante, y suelen pegarse a las mejillas.

El cuerpo de un coton de Tuléar suele ser más largo que alto, la espalda es bastante fuerte y el vientre ligeramente levantado. La cola está en línea con la columna vertebral. Cuando el perro está en un estado de ánimo neutro y descansando, la cola cuelga libremente, teniendo sólo un extremo ligeramente elevado. En cambio, cuando el cotón de Tuléar inicia su actividad, la cola se enrosca sobre el lomo.

En cuanto al pelaje, se puede deducir mucho del propio nombre de la raza de estos cuadrúpedos. «Coton», que significa algodón, indica que el pelaje de los perros es extremadamente suave y fino al tacto, lo que recuerda al citado tipo de tejido. El pelaje es denso y bastante recto, a veces ligeramente ondulado. El pelaje estándar es blanco, aunque pueden aparecer ligeras decoloraciones en las orejas, por ejemplo, gris claro o delicadas vetas rojas. En otras partes del cuerpo también son aceptables según la norma (aunque no deseables), pero no deben dominar.

Carácter

Es un perro alegre y simpático. Le encanta jugar tanto con las personas como con otros perros. Se encariña mucho con sus guardianes. No le gusta estar solo. Necesita mucha atención y le encanta ser el centro de atención. Además, aprende rápido, es inteligente y astuto. Aprecia la actividad y el movimiento, por lo que se le dan bien varios deportes caninos, como el agility (superación de una pista de obstáculos). Intenta atraer la atención de su dueño realizando diversos trucos y, cuando no lo consigue, puede empezar a mostrar un comportamiento indeseable, por ejemplo, correr por la casa, ladrar o morder objetos.

Los perros Coton de Tuléar no son propensos a huir. Sin embargo, se muestran vigilantes y son perfectos como perros guardianes. Sin embargo, cabe destacar que su tarea es más bien la de avisar con ladridos ruidosos que la de ahuyentar una posible amenaza (con su aspecto y tamaño no despiertan más bien miedo).

Coton de Tuléar – ¿para quién?

Esta raza no es de las que se quedan en el sofá. Necesita una dosis considerable de actividad y le gusta jugar. Sin embargo, se desenvuelve con facilidad en diversas condiciones, por lo que puede ser un perro tanto de personas mayores como de familias con niños. Le encanta el contacto con las personas y es un gran compañero para retozar con los más pequeños. Es importante recordar que los niños pequeños no deben quedarse solos con el perro. También es responsabilidad de los padres enseñar a sus hijos el comportamiento correcto con su mascota. Aunque el coton de Tuléar es muy suave y paciente en el juego, tiene sus límites y exige respeto.

Es importante destacar que a los animales de esta raza no les gusta quedarse solos durante mucho tiempo, por lo que si tiene una vida laboral ajetreada y pasa varias horas en el trabajo, considere la posibilidad de elegir un perro de otra raza. Si un coton de Tuléar se queda solo, puede desarrollar una fuerte ansiedad de separación, que se manifiesta en ladridos y aullidos intensos cuando el cuidador se va de casa, destruyendo objetos, ocupándose de sí mismo en la casa, etc. Pero, sobre todo, será un gran estrés para el perro.

También cabe mencionar que el carácter amistoso del coton de Tuléara se manifiesta no sólo en el contacto con las personas, sino también con otros animales: perros, gatos, hámsters o loros. Por lo tanto, no debería haber ningún problema en añadir otra criatura a la familia.

Coton de Tuléar – precio

¿Cuánto cuesta un cotón de Tuléar? El precio de un cachorro en una cría probada es de unos 800 euros (a veces más). Los criadores certificados afiliados al Kennel Club garantizan el cuidado adecuado tanto de la perra preñada como de los cachorros.

Los animales están bajo el cuidado de un veterinario profesional, se someten a exámenes adecuados y se cuida el proceso de socialización. Las condiciones de vida de los perros en este tipo de criaderos son buenas, los animales son tratados con respeto y los criadores reciben una formación constante tanto en el ámbito de la reproducción de la raza en cuestión como en el de la genética y el cuidado de los perros.

Aseo

El Coton de Tuléar requiere un peinado regular, preferiblemente diario, ya que su pelo tiende a enredarse y a sentirse. Además, no suelta mucho pelo por sí mismo, por lo que el peinado es tan importante, ya que ayuda a eliminar el pelo muerto y, por tanto, a mantener el pelo restante en buen estado. El abrigo no debe ser cortado. Esto no debe hacerse especialmente a los perros de exposición: está prohibido. 

También es importante revisar y limpiar los ojos de tu perro, ya que tienden a lagrimear. También hay que revisar las orejas y cepillar los dientes del perro a diario.

Nutrición

Como el Coton de Tuléar es una raza pequeña, es aconsejable contar con alimentos específicamente diseñados para perros pequeños. Sus gránulos (y trozos – en la comida húmeda) se adaptan al tamaño de la boca del perro, lo que aumenta la comodidad de la comida. Deben ser alimentos completos, es decir, que contengan los nutrientes adecuados en las cantidades y proporciones adecuadas entre sí.  Merece la pena utilizar una dieta mixta, es decir, dar a tu mascota comida húmeda y seca en una proporción de 1:1 (en términos de peso del producto).

Se recomienda alimentar a su coton de Tuléar 2-3 veces al día, nunca inmediatamente antes de un paseo u otra actividad intensa. Esto puede provocar problemas en el sistema digestivo.

Las golosinas también pueden ser divertidas para tu mascota. Los tentempiés de diversa índole son un buen motivador durante el entrenamiento. Sin embargo, hay que recordar que no deben constituir más del 10% de la ingesta calórica diaria del perro. Es importante destacar que esta raza no es exigente y está ansiosa por comer. Sin embargo, si se les da demasiada comida, pueden sufrir sobrepeso u obesidad, lo que es muy peligroso para su salud. Por lo tanto, es importante controlar las porciones de comida que se les da. Las tablas de los envases de los alimentos pueden ser útiles.

Salud

La raza Coton de Tuléar es generalmente sana y vive una media de 14-16 años en buena forma. Sin embargo, hay algunas enfermedades a las que merece la pena prestar atención en estos perros (aunque no se dan con frecuencia). Entre ellos se encuentran, sobre todo:

  • dislocaciones de las rótulas;
  • Enfermedades oculares, especialmente atrofia progresiva de la retina;
  • infecciones de oído;
  • alergias (especialmente las alimentarias);
  • problemas de la columna vertebral (que afectan principalmente a los perros senior).

Coton de Tuléar – curiosidades

La disposición amistosa y la alegría de vivir de los perros coton de Tuléar los hacen perfectos para la terapia canina. Se utilizan, por ejemplo, en Estados Unidos, Canadá o Francia, donde los representantes de esta raza apoyan a las personas en residencias de ancianos o con trastornos mentales, como la depresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *